Aquiles y la tortuga

Sonríes y me preguntas
a dónde fueron mis sueños,
si guarda la proporción
lo que tenaz perseguí
con lo que tuve en mis manos.

No sé.
Es difícil el balance.
No existe una magnitud
que mida las ilusiones.
Ningún contador registra
la erosión del día a día.
La vida solo es camino.
Apresuramos el paso
si la esperanza se aviva.

Sí.
Logré alcanzar, a veces,
los territorios soñados,
pero, cuando pretendí abrazarlo,
ya
no estaba allí
                       mi deseo.
Más poemas clicando en la imagen de abajo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s