Érase un hombre…


Érase un hombre a un receptor pegado.
Era una conexión superlativa.
Érase un Amazonas de saliva
inundando el micrófono integrado.

Érase un firmamento pixelado,
una tormenta de tuits excesiva,
la constelación digital cautiva
de un huevón que camina archienganchado.

Era un bajar de megas infinito.
El metaverso como única esfera
en el sonámbulo andar de un maldito.

Era un mensaje que no admite espera.
Érase un zombi de cerebro frito
arrollando a la gente por la acera.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s