Ya que estamos aquí…



Ya que estamos aquí,
abramos de par en par las ventanas,
que la luz nos recuerde que hoy es todo
y más allá solo cabe el olvido.

Mira crecer la mañana.
El sol describe su curva perfecta.
Algún perfume escondido revive la gloria
del tiempo huidizo en que fuimos felices.

Está bien así, no importa engañarse.
Importa el instante, la sangre que grita:
para esto nacimos, esto nos completa.

Trece mil ochocientos millones de años
han sido precisos para dar la caricia de fuego
que incendia el azul de las aguas,
revienta de verdes los bosques
y destella en tus ojos risueños.

Trece mil ochocientos millones de años,
para que nos colme ahora
este aliento de polvo de estrellas
filtrado entre pliegues del tiempo.

Sí,
tú y yo frente a frente,
radiante universo, cósmico equilibrio,
ceniza es el resto.
Trece mil ochocientos millones de años,
para darnos la opción de gozar
el deleite de un solo segundo.

Ya que estamos aquí…

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s